Primero que nada, soy un hombre de 25 años, desde que era muy pequeño me gustaba urgar en los cajones de la ropa interior de mis tías, oliendo sus bragas y tangas limpias. A muy corta edad robe la primera tanga de mi tía, un recuerdo que jamas olvidare, aquella tanga de encaje blanco fue magnifica.

Bueno dejare de recordar para contarles lo que me ha sucedido ultimamente.

Pues yo ya estoy casado con una maravillosa mujer, la cual me ama tanto como yo a ella, al principio visitar a su madre era un tormento, soportar el hecho de tener que sentareme por horas a escuchar platicas sin sentido, pero de unos meses a la fecha mi suegra me ha llamado mucho la atención, ella y mi suegro hace tiempo se separarón.

Hace un par de meses, mientras buscabamos tela para unas cortinas que pondriamos en la sala de mi casa, ella nos acompaño a elegir, yo como siempre deje que subiera mi esposa y mi suegra por las escaleras de la tienda de telas, nunca habia puesto atención al culo de mi suegra, que aquel día llevaba unos pantalones de vestir ajustadisimos que marcaban una rica tanga en su culo, como les dije, nunca antes habia puesto atención, eso me puso el pene tan duro que tuve que resagarme para que mi mujer no se diera cuenta.

Asi fue como comence a ponerle atención a mi suegra, hasta llegar al punto de querer ir a su casa, para hacerme de alguna tanga suya y poder desquitar aquel calentón que me hbia proocado. Un par de veces lo intente, pero descubri que su ropa sucia se quedaba en su cuarto, lugar donde yo, no podia acceder, asi que me di por vencido.

Unas semanas despues, mi suegra y mi esposa, me dijerón que saldrian a un concierto de un artista que ellas comparten fanatismo, yo me quede en casa de mi siegra por que mas tarde iria por ellas y era mas cercano su casa que la mia del lugar del concierto.

En cuanto salierón de casa,orri rapidamente a su cuarto, el tan solo tocar el pomo de la puerta me puso el corazón a mil, busque su ropa sucia y solo habia unos calzone matapasiones que no llamarón mi atención, asi que busque en sus cajones de ropa limpia y ahi estaba el objeto de mi pasión, tangas de diferentes colores y tamaños, saque un par de ellos y los olí, mi pene estaba escurriendo de la excitación de hacer tal cosa, asi que saque varios, baje mis pantalones y puse una pequeña tanga negra con volantitos en el elastico sobre mi verga humeda y caliente, subia y bajaba sus tangas sobre mi verga, dejando liquidos en el puente donde se acomodaba su deliciosa vagina, imaginando que la usaria con mis jugos secos sin siquiera imaginarlo, llego el momento de correrme y asi fue, lance una descarga de leche sobre el cajón de tangas, que despues tuve que limpiar para no delatarme, antes de irme, tome un par de tangas para masturbarme en casa, oliendo esas y las de mi mujer.

No saben lo delicioso que es obervar el culo de mi suegra, imaginando que la tanga que lleva en ese momento, ha estado en mi verga y tiene mis jugos donde ella ha posado su vagina.

 

 

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares

32 respuestas a Las tangas de mi suegra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>