Los Amantes

¡Hola Amigas!

Les escribo estas líneas para que estén muy atentas y más si son casadas como yo:

Como ya mencione estoy felizmente casada desde hace ya 3 años, con un señor maravilloso, el cual no es muy guapo que digamos, pero tiene lo suyo al menos para mí, tiene 32 años, es una persona la cual me excita demasiado, es mas hasta hace unos cuantos meses podría decirse que era el único que con solo mirarme me hacía venirme, pero que creen, ha ocurrido algo inexplicable; ya que en mi trabajo he conocido al amor de mi vida, pero también es casado y me acabo de dar cuenta que amo a los dos.

Hay una persona que arregla las computadoras, es un chico guapísimo, no es muy alto medirá aproximadamente 1.65, su cabello es ondulado, es de tez blanca, y ojos cafés y cuando lleva traje (principalmente azul), me excita demasiado y me pasa algo maravilloso, ya que tengo un orgasmo mental como no tienen idea, y he de confesar que hago lo posible por verlo casi a diario ya que como se lo imaginaran no trabaja de planta ahí, si no que va cuando se descompone algún equipo. í?ltimamente he tenido muchos problemas con la computadora o incluso con la impresora “y no sé porque”, y para no dormirlas con cosas que no vienen al caso, iré al grano.

Yo me he dado cuenta que no le soy indiferente, pero no nos animamos a decirnos nada por lo mismo que estamos casados, la única que sabe que me encanta es una amiga del trabajo que se llama Saraí, en una ocasión fue la fiesta de fin de año de la empresa y ¿Qué creen? lo volví a ver, él estaba vestido como a mí me gusta, llevaba un traje azul marino el cual se le veía muy bien; yo traía un vestido color rojo, largo, y con una abertura de cada lado, totalmente descubierto de la espalda, un sostén de los que únicamente te tapan las boobies, una tanguita color rojo, ligueros del mismo color y unas panties negras con figuras de rombitos.

Me di cuenta que se dirigía hacia donde me encontraba, nos saludamos y empezó una canción muy cachonda, la cual me invito a bailar, rozando nuestros cuerpos al terminar la canción nos pusimos a platicar, no saben tenemos tantas cosas en común, nos hemos identificado muchísimo; al voltear a ver el reloj me doy cuenta que es tardícimo realmente se me pasaron las horas rapidísimo, él se dio cuenta al ver mi cara de preocupación por lo que me pregunta ¿por qué esa cara? y le comento que debo irme a casa y amablemente se ofreció a llevarme a lo cual inmediatamente accedí, ya estando en su coche me confiesa que esta realmente interesado en mí, pero que al el no le gustaría meterme en problemas y que por eso no me había confesado nada, pero que ya no puede ocultar este sentimiento tan grande que siente por mí, yo la verdad no me lo esperaba y me puse muy nerviosa, entonces se acerca a mi para besarme, en ese momento me deje llevar por mi excitación y accedí a sus besos, he de confesarles que besa maravilloso, y en eso me pregunta que si en verdad tenía que llegar a casa o podía inventar una excusa para no llegar, lo cual me dio un poco de miedo y le dije que no podía, y ese tiempo se presto ya que estábamos a pocas calles ya de mi casa, desde entonces ya no lo he vuelto a ver y lo malo es que no he podido dejar de pensar en el.

Llevo un mes sin verlo, y no lo puedo olvidar, ¡pero que veo! esta en mi lugar de trabajo y esta vestido con un traje negro con el cual también se veía muy bien, no hay nadie mas que Raquel en la oficina que es quien hace la limpieza; él se aproxima a mí con un ramo de rosas, me saluda y me dice que me ha extrañado muchísimo, yo le comento que también me ha hecho mucha falta, él me propone irnos a otro lado, a lo cual yo accedí, la ventaja es que no me vio Raquel.

Nos salimos y me llevo a desayunar, después me propuso ir un lugar a donde pudiéramos estar completamente solos, le comente que todo lo que estaba pasando no podía ser ya que éramos casados; a lo que él contesto que estaba muy consciente de ello pero que el amor que sentía por mi no lo dejaba ni dormir, y termino por convencerme.

Me llevo a un hotel, pago un cuarto con jacussi, ¿que excitante no?, posteriormente subimos a la habitación y me dice que me ponga cómoda mientras él pide una bebida, entonces me quite el saco y me senté en una silla, la verdad es que estaba muy nerviosa ya que para mi era la primera ves que engañaría a mi marido y nunca había estado en un hotel, al poco rato tocan y dejan las bebidas y una botella.

Se acerco a mí y levantando su copa brindo por nosotros y por esta relación que empezaba y dijo que esperaba que durara toda la vida, lo cual acepte aunque no muy segura pues como ya había comentado anteriormente éramos casados.

Nos sentamos en la cama, empezamos por platicar un rato, no me pude contener y lo bese, después empezó a acariciar mi cuello con su boca, me desabrocho poco a poco el vestido y me dijo en voz baja que no me lo quitara que lo dejara así, yo le quite su camisa, después me tapo los ojos, al principio me dio miedo, me puse muy nerviosa ya que no me lo esperaba sabía que era lo que el iba a hacer, después me abrazo y me acostó en la cama, y muy excitado me besaba y me susurro que para el era excitante verme y que yo no lo pudiera hacer, y siguió besándome el cuello y bajo lentamente quitándome el brasier sin quitarme el vestido; me comenzó a chupar los senos, los acariciaba con su lengua, con sus manos y con sus besos, los mordía con fuerza pero a la ves con una dulzura que nunca había sentido, lo cual me excito demasiado (mmmm, ha, ha…), después bajo por en medio de los senos sin dejar de lamer, en eso quería quitarme la venda pero con voz fuerte pero a la ves muy dulce me ordeno que no me la quitara; en eso empezó a besarme con todo y medias mi vagina (ha, ha, ha, ha, ha, ha), y con una de sus manos comenzó a pasar un hielo en todo mi estomago, en ese momento estoy demasiado excitada por lo que le pido de favor que me diera su pené en la boca, a lo cual accede, yo con los ojos todavía vendados lo empecé a chupar poco a poco, comencé por la puntita, después lo introduje todito en mi boca, después le chupe los huevitos (mmmm, ha, ha…..), la verdad es que el también estaba bastante excitado ya que lo tenía bastante duro, al poco rato me lo quito de mi boca y me dijo -ahora me toca a mi- entonces otra ves me chupo los pezones, se fue bajando poco a poco hasta llegar a las medias y me las quito rompiéndolas, encontrándose con una tanguita bastante escasa color negra, entonces se dio cuenta que estaba bastante empapada y me dijo así te quería tener putita y se podría decir que se volvió un poco mas brusco porque empezó a nalguearme y empezó a preguntarme de cosas como por ejemplo: de quien era esa vagina tan jugosa y como le dije que no iba a contestar el siguió nalgueándome, posteriormente me voltea bruscamente y me empieza chupar el ano, al poco rato se retira y me deja un rato, como de que estaba buscando algo, lo encontró y se aproxima a mí nuevamente y yo sigo permaneciendo boca abajo, en eso lo escucho que me dice, ¡vas a sentir rico putita, te voy a hacer sentir como nadie te ha hecho!, siento que me pone un liquido en el ano, pero no es su saliva es mas ya no lo sigue chupando, pero empieza a introducir sus dedos en mi ano al principio me duele muchísimo y empiezo a gritar un poco, por lo que me dice que no me preocupara y que me pusiera flojita y que lo disfrutara, que dejara de pensar en el dolor y que lo gozara ya que el lo estaba gozando demasiado. Entonces le dije que me dolía, pero que a la vez me estaba excitando muchísimo y me volvió a nalguear entonces me voltea y me introduce su pené en la vagina y me pregunta que si me gusta, a lo cual yo le respondo que me encanta, en eso lo quita de mi vagina, e introduce algo muy parecido, cual va siendo mi sorpresa que es un vibrador y su pené me lo empieza a frotar en mi ano hasta que lo empieza a introducir, me duele muchísimo, a lo cual el ya no lo sigue metiendo mas sin sacarlo claro, después de un pequeño rato continua con el acto y ahora logra meterlo completamente, en ese momento me descubre los ojos y me dice que me veo fabulosa y que le encanta tenerla dentro de mí y que si era el único con el que lo había hecho así, a lo cual yo le contesto que no; entonces se empieza a mover mucho más rápido y me nalguea un poco mas fuerte y puso un poco más rápido el vibrador (mmmmmm, ha), en eso me dice al oído que si me falta mucho a lo que respondo que no, que ya no tardaba en gritar, y el me dice que ya no le falta mucho tampoco que cuando sintiera que me iba a venir que lo abrazara, por lo que así sabía que podía arrojarme su leche, y de pronto sentí venirme hice lo que me dijo y al poco rato estábamos gritando los dos de satisfacción, se retira de mi no sin antes decirme que lo había hecho sumamente feliz y que me amaba como a nadie, en eso lo abrace como si fuera la ultima ves que lo vería.

Saben creo que voy a seguir viendo a mi amante, hemos quedado de vernos este fin en una cantina, creo que si me voy a presentar y ¿saben porque?, porque con mi esposo hago todas estas loqueras y me encanta hacer el amor con él, y saber que podemos jugar mucho y hacer de cuenta que somos amantes para citarnos en algún lado y hacer de cuenta como que no nos conocemos y empezar con el galanteo y el coqueteo de una primera cita.

Es por eso que les recomiendo que se acuerden de ser esposos y amantes y que jamás pierdan ese detalle de sacarse una sonrisa a lo lejos de ponerse rojos por algo que hizo el otro para uno. No creen que es emocionante, inténtenlo se los recomiendo.

SVD
tripass@mexxxico.com

Relatos Similares:

  • No hay relatos similares

Una respuesta a Los Amantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>